Blog

Prodieta Alimentación Saludable Salud

Así se han alimentado los adolescentes durante el confinamiento

Los adolescentes han mejorado sus hábitos alimentarios durante el confinamiento. La conclusión se extrae de los resultados del VII Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias¹, publicado por Nestlé en conmemoración del Día de la Nutrición.

El estudio de este año ha estado marcado por la pandemia mundial del Covid-19. Por ello, ha abordado «La alimentación de las familias durante el confinamiento», poniendo el foco en hogares con hijos adolescentes entre 15 y 18 años. A partir de una muestra de 200 padres y 200 hijos adolescentes, el estudio disecciona aspectos diversos de la nutrición, la cocina y hábitos como el ejercicio físico o el sueño de ambos grupos en este tiempo tan excepcional.

Los adolescentes aprenden a comer más sano ¡sin renunciar a los dulces!

El tiempo que han estado en casa le ha servido a los jóvenes para aprender a comer de manera más saludable. De promedio, un 30% de los adolescentes ha consumido mayor cantidad de frutas, verduras y legumbres durante el periodo de confinamiento obligatorio para frenar el coronavirus. Pese a esta buena noticia, los dulces y los snacks han sido la gran tentación de las familias en tiempos de confinamiento, con un incremento de su consumo de casi el 50%.

Este estudio detalla también que el tiempo en casa también les ha hecho mejorar sus hábitos de hidratación: el 40% de los jóvenes ha bebido más agua, mientras que los padres no han manifestado cambios significativos en este sentido.

En el caso de los adultos, el tiempo en casa ha favorecido a que consuman más vino y un 16% más cerveza. Además, un 20% de los encuestados ha tomado más café, y un 35 % más chocolate.

Innovación en la cocina

Diferentes generaciones han coincidido en sus ganas de innovar en la cocina, sin grandes elaboraciones. Más de la mitad de los encuestados se ha puesto el delantal para probar nuevas recetas.

Los jóvenes también se han manchado las manos. El 30% de los adolescentes se ha estrenado con la tortilla de patatas. Además, han debutado en postres, arroces y pasta con recetas de elaboración media-baja y, aunque en menor medida, han hecho también sus pinitos en la paella o el arroz a la cubana.

Por otro lado, los adultos han innovado más en comida de subsistencia, probando a desenvolverse con con recetas de dificultad media, como guisos de carne o legumbres y platos a base de arroz o pollo. Un 12%, además, se ha atrevido a hornear su primer pan en casa.

El desafío de planificar menús semanales y horarios

Si en una situación normal la planificación de menús semanales para toda la familia se hace cuesta arriba, en tiempos de confinamiento la cuesta se acentúa más. La planificación de las comidas y conseguir una alimentación variada ha sido una preocupación para los padres. Los padres y madres siguen siendo los grandes cocineros de los hogares, ocupándose de las comidas principales y, además, invirtiendo más tiempo que antes.

Por otra parte, para los jóvenes la mayor dificultad ha sido cumplir con los horarios de comidas. Aunque casi la mitad los han mantenido, un significativo 36% los ha atrasado.

1 Los resultados de este estudio se han obtenido a partir de encuestas realizadas mediante el móvil a 200 padres con hijos adolescentes de 15 a 18 años y a 200 hijos de 16 a 18 años, todos ellos residentes en España. Fuentes: Zinklar.
Subir