Blog

Prodieta Alimentación Saludable Salud

Qué comer antes, durante y después del ejercicio

Para sentirnos bien, hay que comer bien. Nuestro cuerpo necesita energía para funcionar y rendir durante los momentos en los que practicamos ejercicio.

Hay que tener en cuenta que existen muchos factores que pueden influir en qué es mejor comer, como por ejemplo el deporte que vayamos a practicar o en qué situación de salud y condición física nos encontramos. Por lo que, es aconsejable que ¡no tomemos este texto al pie de la letra! Con él perseguimos aportar unas nociones básicas sobre qué podemos comer antes, durante y después de entrenar o hacer ejercicio físico.

Lo que comemos (y el momento en que lo hacemos) puede influir en gran medida en cómo nos sentimos. Por lo general, los expertos coinciden en que, si vamos a comer algo antes de hacer ejercicio, debe ser como mínimo con 30 minutos de antelación.

Es recomendable tomar algo antes de realizar cualquier tipo de deporte, de esta forma evitaremos bajadas de azúcar o tensión y también posibles mareos y desvanecimientos.

Qué comer antes de entrenar

Lo más recomendable es tomar algo ligero, y como decíamos, con un margen de al menos 30 minutos. Para que nuestro cuerpo rinda, los nutrientes que ingerimos (carbohidratos o azúcares, grasas y proteínas) deben estar en unas cantidades y proporciones óptimas.
Beber al menos, un par de vasos de agua antes de iniciar el ejercicio.
Come carbohidratos saludables (cereales integrales, tostadas con leche desnatada, un yogur sin grasa con una manzana o un plátano…)
Evita las grasas saturadas, ya que harán que tu digestión sea más lenta, lo que podría hacer que afectara al entrenamiento.

Qué comer durante el ejercicio

Lo más importante es que nos mantengamos hidratados mientras realizamos ejercicio.
El agua nos ayudará a regular la temperatura corporal. Además, sirve como vehículo para que los nutrientes lleguen a las células musculares y para lubricar las articulaciones.
Dependiendo de la intensidad del ejercicio físico o de su duración, podemos ingerir bebidas isotónicas, o tomar un yogur, plátano o pasas durante los descansos.

Qué comer después del ejercicio

¡Lo hemos conseguido! Hemos realizado la rutina deportiva que nos habíamos propuesto y llega el momento de recargar energía.
Estamos en la ventana metabólica, ese tiempo inmediatamente posterior al entrenamiento. Durante estos 45 minutos posteriores al entrenamiento, nuestro cuerpo está más receptivo a la asimilación de los nutrientes de los alimentos.

La ventana metabólica se puede aprovechar en cualquier deporte, aunque sus resultados serán más notables tras actividades de resistencia o después de esfuerzos intensos y de larga duración.
Podemos optar por ingerir alimentos que combinen hidratos de carbono de alto índice glucémico, para favorecer su entrada en los músculos, con proteínas, para ayudar a la síntesis de fibras musculares.
El aguacate, el queso, las nueces, la verdura o la fruta son buenas opciones. Podemos preparar una ensalada de pasta con aguacate, unos boniatos con huevo al horno o un batido post entrenamiento.

En Prodieta creemos en las dietas personalizadas, y esto es aplicable a las dietas para deportistas. Es importante que las cantidades y los alimentos tienen que estar adecuados a la intensidad del entrenamiento y de los objetivos que se persiguen.

Subir